El desarrollo de la región depende de la inversión en nuestros niños

Desafios para el progreso

El 27 de octubre, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó en Lima, Perú su nuevo libro insignia llamado Los primeros años: el bienestar infantil y el papel de las políticas públicas. 

Parte del prólogo, escrito por el Presidente del BID, Luis Alberto Moreno señala:
Pese al crecientemente complejo entorno económico al que se enfrentan los países de América Latina y el Caribe, sus gobiernos tienen una oportunidad única de invertir en uno de sus más preciados recursos: sus niños. Asegurarse de que esos niños tengan las mejores oportunidades de desarrollo es una cuestión de interés colectivo, ya que nuestro futuro depende de ellos.
En este libro se analiza qué pueden hacer los gobiernos para contribuir de la mejor forma  a que nuestros niños se desarrollen adecuadamente en sus primeros años de vida. Nuestra investigación comparte el amplio consenso hoy existente sobre los efectos positivos que tienen esas políticas e intervenciones durante los primeros ocho años de vida, y cómo pueden contribuir a que esos niños, con el tiempo, sean buenos ciudadanos y por lo tanto mas productivos.
Una realidad sin embargo, como se explica en estas páginas, los niños de América Latina y el Caribe siguen sufriendo retrasos en áreas críticas como el lenguaje y las capacidades cognoscitivas. El problema comienza en los primeros cinco años de vida porque muchos de esos niños no reciben la estimulación requerida para asegurar el desarrollo adecuado. Las pruebas muestran que los niños pobres conocen menos palabras que los más ricos, y que los niños de nuestra región conocen menos palabras que los de los países más desarrollados. La consecuencia de todo ello es que muchos —demasiados— niños de la región sencillamente no están preparados cuando comienzan la escuela.
 En este libro se argumenta decididamente que este déficit es responsabilidad de los padres y los gobiernos.