El Riesgo Socio-Ambiental (III) – La Perspectiva del Riesgo País

La relación del riesgo socio-ambiental con el riesgo país puede ser fuerte en países con elevados niveles de pobreza  y con fuertes debilidades institucionales.

Y el deber de un Estado es gestionar bien el riesgo país propio, con todas sus aristas, evitando hacerlo desde un punto de vista estrictamente economicista.

 ¿Qué pueden hacer los Estados para que el riesgo  socio-ambiental no se convierta en un factor de deterioro del riesgo país?

-asegurarse de que las empresas inversionistas tanto extranjeras como nacionales gestionen bien el riesgo socio-ambiental (tratando de evitar la sobre-regulación, que también puede tener efectos paralizantes)

-gestionarlo bien ellos mismos, las empresas estatales deberían gestionar bien esos  riesgos, no ser un factor de creación de problemas a futuro; si hay pasivos ambientales que generan amargura causados por acción o inacción del Estado, este debería tomarlos a su cargo.

-usar las técnicas más avanzadas de “ordenamiento territorial” esto consiste en ver  el máximo aprovechamiento de las posibilidades del territorio, de forma armoniosa con el medio ambiente y tomando en cuenta objetivos de desarrollo y articulación nacionales.

-disponer de excelentes servicios de inteligencia tanto estratégica como operativa, que  sepan detectar a tiempo los conflictos potenciales.

-tratar con respeto a la diversidad cultural; caer en la intolerancia en este tema es, además de moralmente muy cuestionable, una pésima práctica y puede ser causa de serios problemas a futuro.