CUIDEMOS EL SUELO

Es frecuente que en diversos lugares de las regiones en el mundo en los suelos se presentan deficiencias de nutrientes, entre ellos el cobre; para los humanos, la falta de este elemento produce anemia y está asociada con enfermedades cardiovasculares y con el metabolismo del colesterol. También el cáncer ha sido asociado con desequilibrios nutricionales. Estamos acostumbrados a considerar a la tierra como algo inerte, donde podemos colocar, acumular o tirar cualquier producto sólido o líquido que ya no nos es de utilidad o que sabemos que es tóxico.



EL EFECTO DE LAS PRACTICAS INADECUADAS


Cuando en el suelo depositamos diversos productos como papel, vidrio, plástico materia orgánica o fecal,

solventes, plaguicidas, residuos peligrosos o sustancias radioactivas, ésta permanece en un mismo lugar durante mucho tiempo, parte de la basura orgánica, residuos de alimentos como cascaras de fruta, pedazos de tortilla, entre otras sustancias, esta se fermenta, y da origen a mal olor y gases tóxicos, al filtrarse a través del suelo en especial cuando éste es permeable, deja pasar los líquidos contaminando con hongos, bacteria, y otros microorganismos patógenos, no sólo ese suelo, sino también las aguas superficiales y las subterráneas que están en contacto con él, interrumpiendo los ciclos normales biogeoquímicos y contaminado  así las cadenas alimentarias.

Ver más en:  http://ecocosas.com/agroecologia/importancia-vegetacion-experimento/